LA CONJURA DE LOS NECIOS


Ya tengo el carné de conducir. Me costó obsesiones, noches en vela y en vilo, estresantes momentos al volante auscultando las melodias de sermón que mi preparador me soltaba mientras yo le llenaba los bolsillos de dinerito. Fue dinero caro, carné doblemente sufrido en mi economía y em mis nervios, pero ahora...

Recuerdo la frase: ¿sabes?, si viviera en otro siglo, algo así como el XVIII, me ahorraría esta cosa.

Blazac no condujo, tampoco Henry Miller (él usaba el tranvía ovárico), por supuesto que tampoco lo hizo Victor Hugo, pero sí que conducía John Kennedy Toole y de hecho usó el tubo de escape de su auto para sucidarse a los 32 añitos. Cercenó la literatura, su cerebro dejó de rezumar genio y nunca llegó a ver publicada su "Conjura de los Necios".

Comentarios

Murdock3 ha dicho que…
Te falta leer a Boecio y estás hecho un Ignatius Reilly.Yo no se que pasaba en el siglo XVII...habría que investigar.
Lynnsinhill ha dicho que…
Pues sí, Ignatius soy.

Entradas populares de este blog

Js España o El eunuco, el pastor alemán o el bosquimano mental versus la mujer

LA COMBINACIÓN PERFECTA

LAS RAMAS DEL VERANO