En el Down Town de la metrópoli Lynnsinhill


Hoy he escuchado una barbaridad, y digo escuchar porque, por desgracia, la he escuchado. Me ha llegado como una llamarada al down town de mi alma, se me han indigestado las comidas pasadas, presentes y futuras. Ojalá me hubiera limitado a oír; ya saben, a dejar pasar el tráfico de palabras por mis oídos y ya está. Porque oír no es lo mismo que excuchar. Bye, see you nunca...

Sin embargo, las he escuchado. Los labios paternos, esos que todavía gastan sus ahorros en mantenerme con vida, lo han dicho:

'Si no te sale nada de periodista bien pagado... prueba de abogado'.

Sí, señores, porque yo tengo la maldita carrera pero no lo soy, ni quiero ejercer Y NO LO SERÉ.

El jueves voy al Registro de la Propiedad. Me he cansado de que me planifiquen. No soy un plano, no tracen líneas sobre mí; el callejero vital no va conmigo. Haré campo traviesa.

Comentarios

tootels ha dicho que…
y lo importante que es decidir... nunca lo pierdas...
Maine ha dicho que…
Tienes toda la razón, la vocación es la mejor cuchilla sobre un mapa.
Hacía tiempo que no me pasaba por aquí, un saludo desde Maine.
Félix ha dicho que…
Wellcome back.

Una carrera sin vocación es una condena. La Ley de Murphy dice que terminarás en un despacho gris hablando de derecho laboral, pero la ley de la vida dice que uno siempre saca fuerzas de donde no las hay y encuentra las oportunidades cuando menos lo espera.

¿A qué vas al Registro? Esta parte no la he entendido.

Saludos.
Lynnsinhill ha dicho que…
A registrar mi novela.

Saludos

Entradas populares de este blog

Js España o El eunuco, el pastor alemán o el bosquimano mental versus la mujer

LA COMBINACIÓN PERFECTA

LAS RAMAS DEL VERANO