Don Tempus



El niño abofeteó al señor tiempo pisoteando el reloj.

El tiempo quedó con la cara algo manchada, el óvalo facial descoyuntado, y su correa grabó las huellas de las suelas del chiquillo.


-Ah..., el tiempo siempre se deja maltratar por quienes no lo necesitan.

Comentarios

El Buen Salvaje ha dicho que…
Eeeeeeh, ¿nos vamos a poner melancólicos ahora que llega el invierno?

Bueno, tal vez esté justificado, ya que este año no tuvimos primavera...

Yo creo que son los mayores los que maltratan el tiempo. Los niños sólo juegan con él.

Saludos salvajes.

Entradas populares de este blog

Js España o El eunuco, el pastor alemán o el bosquimano mental versus la mujer

LA COMBINACIÓN PERFECTA

LAS RAMAS DEL VERANO