El continente perdido




Este año ha transcurrido entre vestidos de novia y escasa literatura. La desilusión trota por aquí babeando el territorio virtual y ha empezado a anquilosarseme el verbo. Si lo estiro demasiado, noto dolores y su antaña agilidad ha cogido kilos. Soy una obesa atleta cuya morbidez literaria apenas rebasa la línea de salida. No estoy en forma, lo sé. Las palabras caen grumosas y las frases son un barro del que no se extrae nada; ni un Adán, ni una Eva. Nada.


Siempre hay propósitos para 2010, son tan típicos como el turrón de Navidad. La humanidad remonta un año y yo trato de desamarrar mis sueños del puerto de las frustraciones. Soy buen marinero, algo me ha contado Jack London sobre el oficio. 

No sé cuánto me llevará, pero hoy mismo zarpo hacia el continente que es más mítico que la Atlántida: los sueños. Mi brújula fluctuante me indica las coordenadas y yo sonrío porque el año 2010 promete buen mar y un estupendo viento para navegar.

Comentarios

Arthemisa Veindeck D'sharie ha dicho que…
¡Te deseo buena Mar! y que tu barco nos e unda, esperanzas son muchas...¿sera es el nombre de todo barco?
Pero bien, que me gusta tu forma de escribir. Me paso por aqui y siempre hay algo bueno que leer, sin mas.
Adios
Lynnsinhill ha dicho que…
Pues muchas gracias, Arthemisa. Estoy en plena crisis de prosa y tus palabras animan, de veras. Un placer tenerte por aquí.

Un abrazo.

Lynn
Anónimo ha dicho que…
Nice dispatch and this mail helped me alot in my college assignement. Gratefulness you on your information.

Entradas populares de este blog

Js España o El eunuco, el pastor alemán o el bosquimano mental versus la mujer

LA COMBINACIÓN PERFECTA

LAS RAMAS DEL VERANO