Cuando casarse era un salto al vacío

la malcasada, carmen de burgos, novela, opinión, feminista, mujeres


Sé que muchos ya tendrán la gentileza de escribir una opinión larga y fundada sobre una obra tan en boga como Hombres, de Angelika Schrobsdorff, así que yo me paso a 'La malcasada' de Carmen de Burgos (1867/1932). Una autora vetusta, casi clásica de nuestra biografía de escritores pero que resulta que fue a parar al más vil de los ostracismos solo por el hecho de ser mujer y predicar la tan cacareada igualdad.

No sé por qué raros caminos he ido a parar con mis noches parapetada tras este libro, pues a doña Carmen de Burgos el gremio editorial hace tiempo que la olvidó y solo Renacimiento ha querido honrarla con la edición de 'La Malcasada'. Bravo por esta editorial a la que le gusta botar navíos antiguos a la alta mar de las reediciones.

Quizás porque en mis lecturas necesito un poco de paridad, heme aquí. Mi manía de leer únicamente a clásicos o autores ya más que descompuestos me ha puesto harto difícil leer a mujeres. Por lo tanto, como Zapatero impongo una paridad en el Gobierno de mis lecturas. 
Por ahora me ha ido bien, y he hecho hallazgos como Carmen de Burgos, también conocida como Colombine o Gabriel Luna, entre otros muchos disfraces que se ponía para ocultar el dato de que era una escritora la que suscribía tanta letra hereje.

'La malcasada' tiene un regusto kafkiano, donde si metías la pata en el altar, eso te pesaba años. Pero te pesaba años únicamente si resultaba que meabas sentada y no de pie, como ellos.
Además, describe una Almería donde tener mil queridas estaba a la orden del día. Los maridos lo asumían como algo normal y, lo que es peor, las esposas también.

No obstante, la protagonista, Dolores, –que no es más ni menos que doña Carmen de Burgos contando su horrible experincia matrimonial a la tierna de edad de 16 años– contrae matrimonio con un señor de Almería al que la fidelidad se la traía al pairo y las noches las pasaba en blanco arrimándose a las bondades femeninas de tres o cuatro amantes.

Este libro novela el ambiente de la época en una Almería moruna donde las jóvenes casaderas solo quieren pescar marido y éstos que le tengan la casa limpia, servida de hijos, mientras ellos trazan el plan de sus amoríos más allá de los muros conyugales.

Su prosa, por cierto, es de las buenas, encandila y te mece con magia en cada párrafo.

Lo cierto es que esta novela ha quedado como un souvenir de una manera de encarar los matrimonios que, por suerte, ya no existe. Te relata el ambiente machista, con leyes hechas para los hombres por los hombres, donde solo era posible una peculiar separación donde la esposa era depositada en casa de los familiares del marido o de terceras personas en espera de lo que el juez dictaminara.

¡Qué tiempos aquellos! Ver para creer y mejor leer con escandaloso arrobo para asegurarnos de que estos tiempos no vuelvan a levantarse de su tumba.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Js España o El eunuco, el pastor alemán o el bosquimano mental versus la mujer

¿Alguien lo vio?

LA COMBINACIÓN PERFECTA