Simplemente un recién nacido que pierde el pelo

A mi nene no ha venido ningún indio a robarle la cabellera. Ahora se encuentra tendido sobre su cama con una península itálica pegada a su sien. Es el último vestigio de una frondosidad que se repliega. La soldadesca ha perdido la guerra pero dentro de unos meses vendrán nuevos batallones a instaurarse.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Dostoievski despanzurrado

LA COMBINACIÓN PERFECTA

EL CUENTO DEL PERSONAJE, ÚLTIMA PARTE