Oteando incestos made in Jose María Eça de Queirós

Los maia, libro, eça de Queirós
Cuesta mucho instaurar una paridad literaria en el Gobierno de mis lecturas... Mi manía de altenar con los clásicos, contraer el virus de su buena prosa y que me cuenten una historia recreándome Sintra o Lisboa (lo que toca ahora), me ha llevado hasta Eça de Queirós. ¿Qué se le va a hacer? Me apeé en Carmen de Burgos y he vuelto a las andadas viéndome con hombres por las noches e incluso a pleno día y ¡delante de mis hijos! ¡Y ya estoy rumiando una de Balzac! No tengo remedio. ¿Qué será lo próximo? ¿Otra vez Dostoievski...? Mientras no vuelva al marrano de Henry Miller... Ya tramo regresar al Tristam Shandy que tengo aplazado en la librería a falta de la entereza sufciciente para acometerlo. La última vez me abatió en el primer round con un gancho de su prosa pantanosa y con cien mil referencias de hace tres siglos.

Con José María, con Pepinho, voy alegremente leyendo, aunque con 'Los Maia' me vuelvo a dar de bruces con un incesto.

–Ya es la segunda vez que me cuentas algo parecido, José María, pero bueno, reincides porque supongo que te dio muy buenos resultados lo que te pasó en la calle de las Flores... Pero ¿qué quieres que te diga? Una, pase, pero con dos empiezo a pensar que la imaginación desertó de ti hace un tiempo... Eso sí, escribes muy bien. Con una prosa que ya no se lee y yo me siento como si andara en Sintra o en un balcón lisboeta disfrutando de un preámbulo de sol primaveral desde la terraza de mi palacete... Ya le gustaría a Iberia expedir billetes para viajes tan ecológicos y relajantes como ése.

Pues vamos leyendo. Todavía me queda un largo trayecto para apearme del tren de Los Maia, pero voy trotando a ritmo casi de AVE (hacía tanto que esto no pasaba) y espero tenerlo finiquitado en una semana. Después volveré a citarme con otro hombre. Me temo que será Balzac que a pesar de su figura oronda me engatusa con cada frase y me lleva al huerto.

Pero, por ahora, ando por Sintra y en mi balcón lisboeta oteando incestos. Eso sí, los amantes no tienen ni idea del parentesco, que Queirós no era tan bruto...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Js España o El eunuco, el pastor alemán o el bosquimano mental versus la mujer

LA COMBINACIÓN PERFECTA

LAS RAMAS DEL VERANO