Sí, mi marido se viste de mujer, ¿qué le vamos a hacer?

 


 

Este blog es un auténtico vademecum de los problemas mundanos. Así, aquí entran muchos en su afán por mantenerse joven, otras tantas que quieren saber el motivo por el que su marido se viste de mujer de arriba abajo, y quienes acceden a este antro para averiguar –por fin– qué es eso de la preparación vital que les hará salir por la puerta grande de este mundo. Pero me temo que este es solo un blog algo añoso que poco o nada sabe de estas cuestiones. Por lo tanto, pido disculpas a todas esas personas que entraron a esta web buscando respuestas y se toparon con esta tomadura de pelo.

Lo cierto es que llevo años asistiendo a este confesionario y husmeando entre las diatribas de la gente gracias a los chivatos de Google y su analíticas de Gran Hermano. 

Lo siento mucho, pero no tenéis intimidad. Buscadla, si acaso, en los bosques de Concord (a lo Walden), pero aquí ese Unicornio no es posible. Sí, porque de repente, me di de bruces con matrimonios donde los maridos se visten de mujer con cuyas esposas comparten el armario y el zapatero, aunque ellas lo querrían todo para sí solitas, pero sorpresivamente les crece una hermana pequeña que les arrebata sus prenda favoritas. Sin embargo, estas mujeres no tienen muy claro si lo suyo se es un matrimonio chispeante o acaban de entrar por la puerta de atrás en una película de Almodóvar. 

Lo dicho. Siento la decepción porque por aquí desfilan otros sinsentidos. En cualquier caso, suerte con vuestros matrimonios y no os paséis comprando zapatos con excesivo tacón, pues ellos no están acostumbrados a esos skylines y podemos tener disgustos.

 


Comentarios

Ana ha dicho que…
Una situación curiosa, que tu marido se vista de mujer. Supongo que habrá mutuo acuerdo para aceptar lo que esa situación les puede acarrear. No conozco un caso de esos, y seguramente sería interesante y hasta podría aprender algo.
Un saludo.
Ana Durá Gómez ha dicho que…
Si fuera posible, imagino que habría muchos polizontes en el 2015 y con razón. Gracias por pasarte.
Ernesto. ha dicho que…
Tengo la suerte... ¿es una suerte?... No sé no sé, leído el texto, no lo tengo tan claro jajjajajaja..., de no haberme calzado nunca zapato de aguja alguno! Y no creo que ya...
Ana Durá Gómez ha dicho que…
Pues me alegro. Te has ahorrado unas cuantas luxaciones.
Anónimo ha dicho que…
Pues , yo me visto de chica desde que tengo 8 años es raro es como un impulso ;( he intentado evitarlo pero no sé , y pues es triste aveces
Anónimo ha dicho que…
Creo que todos somos libres de hacer lo que queramos en la vida, pero el no ser honestos con la pareja desde el inicio y que la pareja se de cuenta es muy triste, que fue lo que me paso a mi y estoy tratando de entender sus gustos, pero creo que lo más sano es que siga con sus gustos de vestimentas y fetiches y yo seguir mi camino sin él, ya que no estoy tranquila y no creo que un hombre que se vista como mujer en realidad no le llamen la atención los hombres.

Entradas populares de este blog

LA COMBINACIÓN PERFECTA

Dostoievski despanzurrado

LA VENA QUIJOTESCA