La cartilla de Mafalda

 Hoy homenajeo al gran Quino con una entrada que publiqué en su día y que rescato:


 
Vuelve a pasar y a repasar la calle con sus pasos. Después entra en el cajero. Le da la papilla a la máquina, bien masticada, abierta por la página correcta, y deseando saber si por fin ha cobrado.
 No hay anotaciones pendientes –enuncia ella en su reluciente barriga electrónica.
De modo que sigue a cero, hueca, si tamborilea los dedos sobre ella puede oír su repicar de objeto vacío. Es el momento de la fe, de creer en la humanidad, de olvidar que existen aprovechados que no pagan el trabajo desempeñado. Ella decide creer, mete la cartilla en el bolso y callejea hasta las mismísimas puertas de la delegación de Dios en su ciudad: la iglesia.
Se introduce sinuosa, reptante como la serpiente de Eva con afán de confesión y arrepentimiento.
–No quiero seguir pecando –balbucean sus labios contritos.
Una vez dentro, puede elegir. Los bancos son aparcamientos para los traseros católicos más esquivos del mundo. No hay siquiera ancianas, todas han muerto o han abrazado una fe que les alivia más el alma. 
 –He pecado –dice, clavando su mirada en los ojos de escayola pintada de Jesús. 
 –He dudado de la humanidad, no creo que paguen mi trabajo y me detesto por desconfiar. 
 Los ojos de Jesús son de una escayola reluciente, imitan las viejas glorias de las esculturas renacentistas, pero parecen mirar y juzgar como un Rey Salomón emparedado en una catedral. 
 Ella saca la cartilla del bolso, la mira bien, una última mirada a un ser querido y la rompe con convicción.
–Ya está, se acabó, no volveré a dudar más porque los ojos -dice metafórica– a través de los cuales mi desconfianza miraba han sido destruidos.
–Gracias, Buen Dios. 
 Se despide como Mafalda lo habría hecho.

Comentarios

Ana ha dicho que…
Es una curiosa manera de volver a creer en la humanidad.
Un abrazo.
Ernesto. ha dicho que…
Un texto interesante, entretenido... Y con un final "tranquilizador". ¡Gracias, Buen Dios!
Ana Durá Gómez ha dicho que…
Es que Mafalda es así de particular y Quino tenía superpoderes para crear personajes e historias así. Gracias por pasarte, Ana.
Ana Durá Gómez ha dicho que…
Nunca hay que perder la esperanza en la humanidad, ¿no?
jesus alvarez ha dicho que…
Muy bonito y merecido homenaje para el creador de esta criatura tan especial,saludos y cuidate mucho.
Ana Durá Gómez ha dicho que…
Todo se queda corto para Quino... Una pena que Mafalda, la niña más lista del mundo,se haya quedado huérfana. Cuídate tú también. Es tiempo de eso. Gracias por pasarte.
RECOMENZAR ha dicho que…
que lindo blog te he descubierto volveré sin lugar a dudas
abrazos desde el desierto

Entradas populares de este blog

LA COMBINACIÓN PERFECTA

Dostoievski despanzurrado

LA VENA QUIJOTESCA