Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2020

'Arrójame a los lobos', de Ester León: cuando los tesoros se leen

Imagen
Hoy toca quitarse el sombrero, el cuero cabelludo o lo que se tenga ante la joven escritora que ha debutado con una primera novela que me ha tenido embelesada durante un fin de semana de ensimismamiento lector.  Me encanta extasiarme ante una prosa de esas que se pueden tildar de deslumbrantes, con unos personajes que te crees de cabo a rabo... y, por supuesto, un argumento que crece y crece como una onda expansiva hasta reventar las costuras de todo lo que creías que iba a pasar. Así es 'Arrójame a los lobos', de Ester León , una escritora muy joven que tiene la suerte de tener adosado a su nombre una de las más bellas ciudades de España. ¿Qué más se le puede pedir? Pues que sepa hilar con estilo, cultivar un sembrado de metáforas alucinantes y sofisticados giros argumentales en una novela que, sinceramente, me ha dejado patidifusa. Lo mejor es que Ester es muy joven, nació en 1996, y esta primera novela que 'arroja' al mundo, y a los lobos, es todo un desparpajo de

Mary Karr, una iluminada de la palabra

Ver esta publicación en Instagram Una publicación compartida de Ana Durá (@lynnsinhill) Yo recomiendo a todos aquellos escritores y aspirantes a ello a que cuando su prosa languidezca se tomen un rápido reconstituyente como los que fabrica Mary Karr . Se puede tomar cualquiera de las tres novelas de esta autora que pululan por las librerías pues el trío ( El club de los mentirosos, Iluminada o La Flor ) ha demostrado con creces que puede arrasar con cualquier amago mustio que comience a asomar por nuestras letras.  Pero who is Mary Karr? Pues la Karr, como la llaman con mucha campechanía sus editores en España (Periférica y Errata) es una mujer de armas tomar, texana y sexuagenaria que no dudó en batirse en duelo con sus adicciones . En concreto, el alcohol que parecieron inocularle en vena tanto su madre como su padre. Y es capaz de batirse y, por supuesto, salir airosa del trance a pesar de los pesares (que acudieron en tropel a lo largo de su juventud hast