Entradas

Mostrando entradas de 2021

Tengo acogida a una escritora en casa

He acogido a una escritora que tengo acomodada en mi casa y que resulta que acaba de sacar su primera novela. Una tal 'Casablanca sin Bogart' . Menudo nombre más rimbombante con el que ha bautizado a la criatura que acaba de soplar su primer mes de vida por las librerías. Pues sí, tengo a la escritora metida en casa, durmiendo en el sofá y acaparando el teclado de mi ordenador con el pretexto de estar deshilvanando en la rueca su primera historia de narrativa infantil... Parece que le van los frentes variopintos. Yo me ocupo de mis hijos mientras ella añade centímetros a su grasa abdominal pues no hay manera de desamarrarla de ese insano puerto... Encima busca endilgarle a dios sabe qué incauto el segundo hijo, sí, un manuscrito huérfano de editorial que busca con afán alguien a quien llamar cariñosamente editor.  Pobre, es tan duro ser un escritor que debuta en estos sinsabores... Por fortuna eso no va conmigo. Yo soy feliz con mi rutina laboral, mis viajes post pandemia y con

'Bienalados', la ópera prima de Fátima Beltrán Curto que plantea un precioso paseo por el realismo mágico

Imagen
    Sondeando el catálogo de Libros Indie, por razones que no vienen al caso, me topé con 'Bienalados', de Fátima Beltran Curto que me saludaba desde una cubierta azul con una divertida oreja como protagonista indiscutible del diseño de portada. ¿A santo de qué una oreja? Pues ya se verá andando la novela que la elección está más que justificada. Lo cierto es que pude degustar las primeras páginas y, sin duda, ahí me percaté de inmediato de que la tal Fátima tenía mucho que decir pues era dueña de una prosa de esas mágicas, con reminiscencias de un tal Gabo del que, sin duda, podemos declararla digna sucesora e incluso reencarnación si no fuera porque Fátima nació cuando Gabo todavía pateaba estos mundos atiborrándose de gloria y prestigio en cada libro que publicaba. Lo que más me gustó de esta autora es su capacidad para deshilvanar una prosa repleta de metáforas y encanto estilístico que te hace sentarte ante el ágape de su historia con la sensación de estar ante un bue

Presentación online de 'Casablanca sin Bogart' el próximo lunes 19 de abril

Imagen
  https://www.youtube.com/watch?v=pBqskJrSjAs

'Casablanca sin Bogart' , una distopía acerca de la extinción de la imaginación

Imagen
    Bueno, señores, ya está todo el pescado vendido... Como se suele decir en la antesala de los exámenes cuando ya no queda ni un segundo más que rascar al estudio. En esta caso sirva la analogía para hacernos una idea de que 'Casablanca sin Bogart' acaba de ser publicada con la Editorial Titanium . Y de esta guisa (la de arriba) sube a los escenarios de la literatura para intentar ganarse el pan como buenamente pueda. Yo ya hice todo lo que me corresponde como madre. Lo crié, lo eduqué e intenté explicarle cómo debía encajar los posibles desamores de los lectores que ni lo miran o lo critican una vez pasada una noche de pasión lectora con él. Eso sí, ya le he dicho que alguna que otra pasión despertará, puede que no muchas, pero todos merecemos nuestra ración de amor en este mundo y no creo que mi vástago literario sea la excepción a este axioma. Sin duda, es un buen chico. Así que, hijo mío, corre y comprueba con tus propios ojos lo grande que es este mundo de las letras.

Los últimos minutos de la belleza

Imagen
    Todavía le quedaban unos años, quizás meses o tal vez unas pocas semanas. Lo ignoraba. Pero intuía que la lozanía estaba a punto de expirar y estaba obligada a mantener su belleza atrincherada bajo la mascarilla. Ella quería salir al campo descubierto, no le importaba caer abatida por la metralla vírica, ni las miradas recelosas de su letal respiración ... Llevaba muy mal aquello del confinamiento tras las FPP2 de sus últimos años de juventud. Había un joven que antes de que todo aquello empezase, le había endilgado un par de miradas curiosonas y ella las había digerido con sorpresa y perplejidad. Sí, porque ella ya tenía más que cumplidos los 40 y aquel mozo acababa de irrumpir en los 20 con el desparpajo de los chicos guapos. Así que le costaba reconocerse como la destinataria de aquel flirteo de miradas. Pero ahí estaban, los vistazos rápidos y esos repasos más que evidentes que el chavalín le tributaba cada vez que accedía a la sala de musculación del gimnasio.  Sin embargo

'El desencanto' de Scott Fitzgerald que nos cuenta el bueno de Budd Shulberg

Imagen
  Intento escribir esto mientras sufro los constantes abordajes de mi hija de tres años reclamándome que le extraiga pegatinas de la dulce Peppa Pig de su cuaderno. Así que va a ser un tanto difícil dejar en un digno estado esta crítica hacia ' El desencantado' de Budd Shulberg . Pero armada de paciencia me pongo a ello sin dejar que el desánimo bombardee estas buenas intenciones. Estos dos tipos, Budd y Scott, anduvieron juntos elaborando un guión de cine para Hollywood cuando el gran Fitzgerald vivía sus horas más baja s y Shulberg era un entusiasta recién llegado al gremio. El famoso escritor ya no alternaba en París con Hemingway, Zelda, Gertrude Stein y toda esa gran trupe de expartriados estadounidenses que se merendaron toda una década, la de los felices años 20 yendo de fiesta en fiesta y sin pisar el suelo de los días anodinos... Ese era su 'rama en rama' cuales ardillas que habitaron esta Hispania a punto de ser deforestada para construir los galeones de n