Los últimos minutos de la belleza

 

relato blog literario escritora sobre pandemia

 

Todavía le quedaban unos años, quizás meses o tal vez unas pocas semanas. Lo ignoraba. Pero intuía que la lozanía estaba a punto de expirar y estaba obligada a mantener su belleza atrincherada bajo la mascarilla. Ella quería salir al campo descubierto, no le importaba caer abatida por la metralla vírica, ni las miradas recelosas de su letal respiración... Llevaba muy mal aquello del confinamiento tras las FPP2 de sus últimos años de juventud.

Había un joven que antes de que todo aquello empezase, le había endilgado un par de miradas curiosonas y ella las había digerido con sorpresa y perplejidad. Sí, porque ella ya tenía más que cumplidos los 40 y aquel mozo acababa de irrumpir en los 20 con el desparpajo de los chicos guapos. Así que le costaba reconocerse como la destinataria de aquel flirteo de miradas. Pero ahí estaban, los vistazos rápidos y esos repasos más que evidentes que el chavalín le tributaba cada vez que accedía a la sala de musculación del gimnasio. 

Sin embargo, el fuerte oleaje de la pandemia se había llevado todo y lo peor es que no tenía visos de apaciguarse. Así que ahí estaba, parapetando los últimos minutos de su belleza tras la perenne mascarilla... Ella quería ya la hoja caduca y que el otoño del fin de la pandemia llegara para hacerla caer hasta el suelo donde las hordas de la normalidad la pisotearían... Pero no, eso no está bien, esas 'hojas' no son biodegradables y deben depositarse en el correspondiente contenedor.

Ahora soñaba con el pinchazo en el brazo, con la aguja cavando su piel hasta perderse en una sensual eyaculación de producto anticovid... Pero no era de riesgo, y su belleza seguiría caducándose tras la FPP2.

Comentarios

Socretino ha dicho que…
Ay, Lynn sin colina, la pandemia se llevado tantas cosas... sobre todo, neuronas. Yo creo que el principal perjudicado son los cerebros y que el COVID es simplemente un virus "zombie" que se alimenta de ellos.
Ana Durá Gómez ha dicho que…
Yo ya no sé qué pensar... pero aquí andamos. Los meses pasan y ya estamos a la espera de la colección primavera/verano de mascarillas. Gracias por pasarte!!

Entradas populares de este blog

LA COMBINACIÓN PERFECTA

Dostoievski despanzurrado

LA VENA QUIJOTESCA